Our Blog

Uber no deja indiferente: mientras en ciudades como BarcelonaParís o Buenos Aires, los taxistas se rebelan por considerar sus servicios competencia desleal, otras lugares adoptan de buen grado varios de los servicios de la aplicación de transporte. Desde que fue lanzada por primera vez en San Francisco hace cinco años, ya ha logrado extenderse a más de 500 ciudades de todo el mundo. 

Protestas aparte, no todos los lugares han acogido los servicios con el mismo entusiasmo. Al servicio más básico, el transporte en coches particulares, se añaden otros más excéntricos, como el de compartir el asiento de una moto en Hanói (Vietnam) o recorrer viñedos en California. En un intento por personalizar su servicio al lugar donde se presta, la empresa ha diseñado alternativas que ofrecen desplazamientos a pistas de esquí o a las playas más próximas.

Al pulsar en cada una de los puntos azules del mapa superior se muestran todos servicios que presta la aplicación en la actualidad en cada ciudad. Los datos están actualizados al día 25 de agosto de 2015. Las localidades con una mayor oferta (hasta nueve distintas) son Chicago y varias de la bahía de San Francisco. También en estos lugares es posible utilizar las prestaciones más caras, como UberBlack (una versión para vehículos de alta gama), UberSUV (vehículos de alta gama y además capacidad para hasta siete pasajeros) y UberLux o UberPremium (vehículos de lujo conducidos por chóferes profesionales). En Madrid, la única ciudad española con acceso a la aplicación, funciona solamente UberX, el más habitual de los servicios.  

El resto de las opciones son diversas y apuntan a conquistar a los usuarios con atractivos locales o económicos. Con UberPool se comparte el viaje con un desconocido que desee realizar un trayecto similar, con un descuento del 25%. Según la página web de la entidad, en ocho meses de operación en la ciudad de Los Ángeles, California, se ahorraron más de 12 millones de kilómetrosrecorridos en auto. Portugal tuvo la primicia en UberGreen, de autos 100% eléctricos con cero emisión de dióxido de carbono en Lisboa y Oporto, por el mismo precio que el UberX. En la ciudad de Ámsterdam, donde hay más bicicletas que personas, UberBike provee coches con la capacidad de transportar bicis en su maletero. En la guerra por conquistar a los usuarios chinos, en Pekín el denominado “Uber de la gente” conecta a usuarios de coches particulares con otros que recorren un trayecto similar. 

UberXL (de “extra grande”) incluye la posibilidad de llevar hasta seis pasajeros, a un precio mayor que UberX, en furgoneta con los asientos necesarios. UberSelect, disponible en 44 ciudades de Estados Unidos, se posiciona como la versión barata de UberBlack. UberGo aparece como la versión más económica presente en India para trayectos cortos. Existe un modo familiar que permite controlar el viaje de los menores que lo utilicen solos, UberFamily. En UberEnglish, el conductor habla inglés, y en UberPop se comparte también el viaje con tantos otros clientes como quepan en el vehículo. Para discapacitados, UberAssist permite transportar, por ejemplo, la silla de ruedas y andadores de los usuarios.

Tomado de elespectador.com

Share This